lunes, 28 de septiembre de 2015

La cacería humana es el mensaje

Sin justicia: los abusos de las fuerzas de seguridad son una práctica común en la provincia.


No hay desesperación. El procedimiento es familiar, los ortivas también. Los ortivas se pasean por tu barrio, conocen a todos, todos los conocen. El viaje en el patrullero es apretado. Vos y dos amigos tuyos, hombro con hombro, viajando a la Sub Comisaría 12, sin saber por qué. Jamás los ortivas te dicen por qué te llevan a la seccional, ni a vos, ni a tu vieja ni a tu hermana ni a tu abuela ni a nadie que viva con vos. El barrio: Las Lomas, 15 cuadras al oeste de Blas Parera y Zeballos, entre el río Salado y el Camino Viejo a Esperanza. Donde las bolsas de nylon salen rasposas de las calles de tierra y el mundo, esa clausurada isla de donde no salís y a la que pocos caen de visita, huele a mierda de gallina, zanja estancada, fogatas de basura, arroz hervido.
El momento mismo de la detención suele ser el escenario de los apremios ilegales, que sobre todo se dan por la noche y la madrugada. Foto: Pablo Bertoldi

Sos carne de patrullero. Sobrepasar la avenida está sancionado: pasando la frontera, la Policía ni te deja caminar. No te acordás bien cuántas veces te llevaron. Por eso: todavía no hay desesperación.
Es 25 de marzo, un tiroteo más acaba de terminar, lindo día, 20 grados, estabas en la calle, con tus dos amigos, ahora estás en la Sub 12, barrio Los Troncos. Y no sabés por qué. Tus amigos tampoco. Te dicen que estás ahí por el tiroteo, “abuso de armas”. Te reís, sin que se note. No tenías un caño encima cuando te levantaron, tus amigos tampoco, ni siquiera te plantaron uno.
Son las dos de la mañana, hace nueve horas que estás en la seccional y ahora sí estás cagado encima. Están los tres en bolas. Les pasaron picana en el culo y en las piernas, les sacudieron con una tabla de madera en las planta de las patas, les metieron la cabeza en una bolsa para que asfixiarlos. Le prenden fuego a uno de tus amigos en la espalda y se lo apagan después. Hacen sorteos, los ortivas, y el ganador recibe una tortura según el número. Juegan a la lotería, cómo se entretienen. A uno de tus amigos le roban el celular.
Son las dos de la mañana y los ortivas te llevan de nuevo a Las Lomas. Estás solo con ellos. Te hicieron poner el calzoncillo y corrés por las casas, que son ranchos, cuadras de ranchos, un país de ranchos donde vivís. En el camino de Los Troncos a Las Lomas te pegaron. Parados al lado del patrullero los ortivas fuman y charlan y te miran correr de un lado al otro, una rata en calzoncillos muerta de frío. Desesperado, tenés que pegar una tumbera. Te dijeron, antes de abrir la puerta del patrullero, que si conseguías el arma te iban a dejar en paz: un arma para que te armen bien armada la causa por la que te detuvieron, a vos y a tus amigos, a las cinco de la tarde, después del tiroteo.
Nadie te pasa un fierro. Cuando volvés al auto te dan duro y te bajan en un puente, no sabés cuál. No hay nadie. Te van a reventar y te van a tirar después. “Te vamos a tirar”, te dicen. Te arrodillan. La pistola reglamentaria se acerca a tu oreja, la sentís. Gatillan. Te van a matar.
(Le avisan a tu hermana que estuviste en el barrio, con los ortivas, desencajado, pidiendo una tumbera. Tu hermana le manda un mensaje de texto a la psicóloga del Centro de Salud de Las Lomas, Laura Delconte. Son las tres de la mañana y Delconte se levanta para llamar a la comisaría, para ver dónde están los pibes. La atiende el suboficial José García, que avisa que los tres jóvenes no están en el lugar. Delconte escucha que alguien le dice a García que no siga hablando, que no pase más información, que ella no tiene nada que ver con el asunto).
Ya fue, no estás muerto. De vuelta a la Sub 12, tus amigos siguen ahí, desnudos. El llamado de la psicóloga tuvo efecto; con el sol, salen los tres camino a la División Asuntos Juveniles. Salvados. Tu familia ya sabe qué pasó y hay gente de afuera del barrio que te ayuda. Durante el día te liberan, a tus amigos también, no sin antes pasar por el Juzgado. Declaraciones, pasillos oscuros. Pero no sabés a dónde mierda volver, porque hiciste una denuncia penal contra el personal policial de la Sub Comisaría 12.
Lo van a saber. Si la Policía te revienta, a callarse. A los fiscales les cuesta poco planchar las denuncias –trabajan con los mismos canas– y Asuntos Internos es la misma Policía controlándose a si misma. Todo es demasiado próximo. ¿Y la Secretaría de Control de las Fuerzas de Seguridad? Bien, gracias.
A los pocos días te ven y te dicen, los ortivas, “¿así que vos me denunciaste?”. Y el lunes 6 de abril te vuelven a detener. Sos un blanco móvil. Y tu vida y la de tus amigos ya tenían valor de saldo en la feroz intemperie de la pobreza y la violencia del Estado.

El apriete
Se habrán asombrado mucho los oficiales de policía de la Sub Comisaría 12. De los 515 santafesinos que sindicaron abusos por parte de las fuerzas de seguridad del Estado, entre el 1º de noviembre de 2013 y el 4 de abril de 2015, 310 no hicieron luego ninguna denuncia formal en la Justicia. Es el 60% de los casos. El dato proviene del Registro Provincial de Torturas, Malos Tratos, Penas Crueles Inhumanas o Degradantes, Abuso Policial y Malas Prácticas del sistema judicial, que es confeccionado por el Servicio Público Provincial de Defensa Penal comandado por Gabriel Ganón. ¿Por qué no se acude a la Justicia? Las víctimas lo explican con sencillez: el 42% expresó que teme nuevas represalias y el 14% evaluó que hacer la denuncia empeoraría su situación como detenidos.
Los tres jóvenes de Las Lomas –cuyos nombres resguardamos– cuentan con el patrocinio legal de Ganón y el apoyo de Delconte y la licenciada Silvana Acevedo, trabajadoras del Centro de Salud del barrio y firmantes de la querella en curso. El expediente todavía está desandando vericuetos tribunalicios para que el Servicio Público Provincial de Defensa Penal pueda constituirse como representante en contra de los oficiales que protagonizaron los hechos del 25 y 26 de marzo pasado. El camino es arduo: a la Justicia no le place ir en contra de la fuerza; magistrados y policías actúan como dos extremos de una misma máquina de abandono y represión.
Dado que a los tres jóvenes la Policía les armó una causa por abuso de armas, quedaron en manos del Juzgado de Menores N°1 a cargo de la jueza Ana María Elvira. Tras estar en la División de Asuntos Juveniles, los menores fueron trasladados al Juzgado donde relataron su atroz periplo: lo mejor que se ocurrió a Elvira fue dejarlos detenidos “para preservar su integridad física”, según cita Ganón. “La jueza Elvira no solo no tuvo la actitud para poner en conocimiento de la fiscalía en turno estos brutales hechos sino que les hizo saber a los propios policías que habían sido denunciados, por lo cual anoche (lunes 6 de abril) estos agentes los volvieron a detener y torturar, luego de amenazarlos”, narró Ganón a Rosario/12.
El Registro de Torturas de la Defensoría ofrece más datos. Todos se corresponden con la historia de los jóvenes de Las Lomas: el principal abusador es la Policía y los que sufren su azote son jóvenes varones pobres. Como muestra: de los 187 casos relevados en la provincia entre el 18 de diciembre de 2014 y el 4 de abril de 2015 –período comprendido en el último informe publicado–, 169 son hombres. El 55%, en el mismo período, tiene 29 años o menos (y no hay datos sobre el 25% de los casos) y el 58% llegó, como máximo, a tener estudios secundarios incompletos. En el 92% de los 515 casos registrados (328 entre el 1° de noviembre de 2013 y el 15 de diciembre de 2014 y los 187 del último informe) las víctimas identificaron como abusadores a oficiales de las fuerzas de seguridad de la provincia (personal de comisarías, Comando Radioeléctrico, Tropa de Operaciones Especiales, Policía de Acción Táctica, Infantería, entre otras).
El verdugueo impacta en el cuerpo. Sobre los 515 casos, el 42% denunció golpes y el 34% golpizas. Además hay balazos de goma, submarino seco, picana, puntazos y uso de gas pimienta y abusos sexuales. El desamparo se funde con el armado de causas o la falta de atención médica, las exigencias de dinero y hasta el hostigamiento a los abogados defensores.
Los apremios pueden darse en varios lugares. Lo que puede arrancar como cocazos en la detención y amenazas en el patrullero, sigue con duchas frías en la comisaría o patoteos en un descampado. El 52% de los hechos ocurre en la vía pública, al momento de la detención, y el 27% en las comisarías. La Policía actúa a la vista de los vecinos o en el mismo lugar de trabajo.
Capaz alguna vez los viste.

Año tras año
“La falta de fiscalías especializadas en Violencia Institucional o unidades fiscales específicas dificulta la realización de investigaciones estratégicas de este tipo de denuncias de graves afectaciones de derechos humanos”, señala el primer informe del Registro de Torturas. La Policía parece actuar con la certeza de estar lejos de terminar rindiendo cuentas en Tribunales. Si bien no son todos casos de gatillo fácil, las balas de las fuerzas de seguridad mataron a más personas (16) que los delincuentes en ocasión de robo (15) en los primeros ocho meses de 2015, en Rosario.
Cada año los hombres de azul marcan su protagonismo. En 2013 fue el paro policial, en 2014 el sanguinario aumento de la cantidad de homicidios en La Capital. En 2015, la cana manda su mensaje por medio de una cacería abierta.

Publicada en Pausa #162, miércoles 23 de septiembre de 2015
Pedí tu ejemplar en estos kioscos

No hay comentarios: